En este tiempo de incertidumbre política, hay dos certezas desde las que Aranzadi-Municipalistas estamos afrontando este nuevo ciclo electoral. La primera, y la más importante, es que las personas progresistas de Iruña nos han pedido hasta la saciedad a todas las fuerzas críticas con el bipartito conformista de EH-Bildu y Geroa Bai que apostemos por un cambio valiente, y por otra forma de hacer política. Y esto pasa, ineludiblemente, por la confluencia. Una demanda popular de la que ya se han borrado tanto IE como Batzarre, que, sorprendentemente, ahora le tienden la mano al PSN.

La segunda certeza, íntimamente relacionada con la primera, es que nuestro sistema electoral penaliza la desunión. Las matemáticas son tozudas. Esto lo saben bien todos los partidos de izquierdas, y parece que ahora también los partidos derechistas. Ahí está Navarra Suma. El sistema electoral se puede convertir este 26 de mayo en un obstáculo insalvable para construir un gobierno de cambio. Un gobierno que deje de ser rehén de la agenda conservadora de Geroa Bai. Una opción que tenga la fortaleza necesaria para sobrepasar a las derechas más reaccionarias, que niegan incluso nuestra propia identidad navarra.

La nueva política que alumbró los ayuntamientos del cambio en 2015 llevaba por bandera el lema: gobernar obedeciendo. Algo que en Aranzadi-Municipalistas seguimos teniendo claro cuatro años después. Y, para dar voz a la ciudadanía, y empujar en la dirección que esta nos marcaba, impulsamos todos los intentos de confluencia que se han dado desde 2018 hasta la fecha. Fruto de los espacios y puentes que tendimos, Equo se ha incorporado ya a esa confluencia amplia que deseamos. Un deseo compartido tanto por nuestra fuerza política como por una mayoría social que no se siente representada por el actual Gobierno.

 A medida que pasan los días, se reducen las opciones de confluencia entre fuerzas hermanas como Podemos y Aranzadi, y, con ello, las opciones de conseguir un cambio valiente en la ciudad. Hay una fecha marcada en rojo en el horizonte político, el 12 de abril. Hasta entonces todo es posible.

No es tiempo de excusas. La ciudadanía merece que sus representantes políticos seamos responsables, honestos y transparentes. Por ello, desde Aranzadi-Municipalistas hacemos este último esfuerzo colectivo para pedirle a Podemos que forme parte del instrumento político que quiso ser en sus inicios. Que ahora, en Iruña, pasa por una confluencia amplia. Aún estamos a tiempo de que Podemos Pamplona dé el paso que sus bases le reclaman, y que llevaron a Gaxán Sad a encabezar la candidatura de Podemos, por su promesa de defender la confluencia.

En Aranzadi-Municipalistas creemos en el potencial transformador de nuestra ciudadanía, y, por eso, siempre hemos estado sentados a la mesa de la confluencia, que, aun hoy, puede ser una realidad. Deseamos, sinceramente, que Podemos escuche a la gente corriente que exige confluencia.